lunes, abril 20, 2009

Complicidades

Cóncavas miradas de lechuza en celo
cruzando la frontera de mi mundo.
La noche juega al escondite con la razón
y la copa se convierte en aliada de las manos,
cómplices todas de las ganas de vivir.

Frío que sube desde el suelo
hasta calar mis huesos,
ojos que dan besos
y labios que dan sed.
Agua que no corre y lleva los instintos,
esquinas de tus calles dando sombra al desvelo,
música en silencio,
de frente a la pared...

... y el desorden quebrando penas.

... y las penas que lloré ayer.

Y tú,
y tu mirada,
y tú acariciando mi pelo,
y el consuelo
de un nuevo amanecer...

1 comentario:

Sebastian dijo...

y las cosas que se vienen encima

desde abajo... desde bien abajo, che...